icon monumento

Convento de Capuchinos – Monumentos de Ubrique

En 1633, don Rodrigo Ponce de León, Duque de Arcos, solicitó al Padre Capuchino de Granada su deseo de que se fundara un Convento de dicha orden en Ubrique. Pero no fue hasta 1660 cuando se pudo dar licencia para la fundación. El entonces presbítero de Ubrique, D. Alonso Borrego, se ofreció a financiar las obras del Convento, ya que en aquel momento, la casa de Arcos no podía hacerse cargo de su coste. La fundación se encomendó al Padre Bernardino de Granada, que se alojó en la Ermita del San Juan. Ésta no le pareció el lugar idóneo para construir el Convento.

Según cuenta una leyenda , el lugar se eligió debido al suceso siguiente:

En un huerto entre el Nacimiento y el Benalfí, se encontraba Leonor Romero, de unos diez años de edad. De repente vio a una señora ricamente vestida de blanco, rodeada de resplandores y con un niño en los brazos. Entre sus manos tenia una cuerda con nudos, como la de los Capuchinos, y una carta. Dejó la carta y la cuerda sobre una piedra, a la vez que advirtió a la niña de que las dejaba allí, y desapareció. Leonor cogió los dos objetos y se los llevó a su padre, que seguidamente le narró la historia al Padre Benardino de Granada. Éste abrió la carta pero jamás reveló su contenido. Se supone que en la carta detallaba la voluntad de la Virgen de que el Convento se edificara allí mismo donde se apareció, en el lugar donde hoy se encuentra

Después de lo sucedido el padre Bernardino contactó con D. Alonso Borrego, compraron la huerta y empezaron las obras.

Duraron diez años, desde 1.660 hasta 1.670, y en ellas también participaron algunas dotaciones particulares, además de materiales y mano de obra que todo el pueblo aportó.

Terminada la Iglesia del Convento, los Padres trajeron una imagen de la Virgen de los Remedios de Sevilla. Este suceso junto con los milagros que se le atribuían fueron la causa de su nombramiento como patrona de Ubrique.

Uno de esos milagros dejó huella en nuestra localidad y lleva arrastrando una tradición que llega hasta nuestros días. En 1.855 cuando Ubrique fue víctima de una terrible epidemia de peste.

El pueblo entero acudió a la Virgen y la llevó en procesión por los barrios castigados por la epidemia, haciéndola desaparecer. Fue entonces cuando hicieron voto solemne, junto a las autoridades, de conmemorar anualmente ese día., que se llamó el día del Voto. Este se sigue celebrando hoy en día tal cual, y corresponde al domingo siguiente al de la Natividad de la Virgen que es el ocho de septiembre.

Actualmente Ntra Sra de los Remedios tiene una Hermandad que fue constituida canonigamente en 1964, aunque ya existía desde mucho antes. Sus integrantes cuidan de ella con gran devoción.

El edificio del Convento es de una austeridad propia de las construcciones del siglo XVII. Del exterior destacan sus contrafuertes por la sencillez y robustez de los mismos, que no excluye la esbeltez y la elegancia de lineas. Además es en su totalidad blanco.

Durante el siglo XIX se hicieron varias restauraciones . En 1906 fue costeado por suscripción popular un retablo que 30 años más tarde fue destruido debido a la guerra civil. El edificio quedó en malas condiciones, por lo que en 1943 se restauró de nuevo.

La iglesia es de una sola nave, con bóveda de medio cañón, y cúpula de media naranja. La fachada esta orientada al este.
En su interior nos llama la atención también su enorme sencillez.

Hay que destacar, en cuanto a iconografía, la imagen de Nuestra Señora de los Remedios, que es de las de vestir del siglo XVII y el niño es de la misma época, muy gracioso y bién cincelado. Ella ocupa un lugar destacado en el retablo del altar.
Más arriba podemos ver otra del Beato Diego de Cádiz.

Bajando del altar, entre sus blancas paredes se abre a la izquierda una hornacina con una imagen de San Francisco de Asís, más abajo el Sagrado Corazón de Jesús. Frente a éllos una hornacina la ocupa el Cristo Resucitado y en la de más adelante la Borriquita, que es procesionada, y además es la más reciente.

Como colofón, hay que destacar las impresionantes vistas que se pueden contemplar desde el patio de la Iglesia y desde la puerta de acceso al Convento, sobre todo del pueblo insertado en la montaña como si formara parte de ella.

  • Dirección: Avda. Herrera Oria, s/n
  • CP: 11600 Ubrique (Cádiz)
  • De lunes a viernes: de 11:00 a 14:00 horas.
  • Sábados: 20:00 horas
Entrada gratuíta

El Convento de Capuchinos en imágenes